Asuntos Complejos

El contencioso ha dejado de estar representado solamente por los conflictos individuales. Las condiciones generales de la contratación, las relaciones de consumo, la protección al usuario y los modos de regulación de la relación ius-administrativa, imponen considerar otras especies de controversias, que están regidos por principios distintos.

 

Hemos impulsado las primeras regulaciones de procesos estructurales y de clase y participado en algunos de los más importantes, institucional o económicamente, para la vida de la República; como también en causas cuya definición superó el límite de los intereses de las partes en conflicto, para afectar a terceros.

 

El tratamiento de estos conflictos colectivos o de manifiesta dificultad de gerenciamiento no solo se ha concretado en el ámbito judicial o arbitral, sino también en el campo de la negociación y la composición de las controversias, con una actividad profesional justificada en la necesidad de mitigar las consecuencias dañosas de decisiones que, muchas veces, no conforman a ninguna de las partes en disputa.

 

De allí que consideramos indispensable la apertura de un área especial para el tratamiento de “asuntos complejos”, destinados a la atención de estos conflictos en derecho público o privado, que requieren una especial experiencia y la atención personalizada por quienes tienen los antecedentes que los autorizan a gerenciarlos.

  • LinkedIn - círculo blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Twitter - círculo blanco